SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.13-14 issue2-1-2Discursos inaguralesAccidentes de trabajo en Costa Rica author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Article

Indicators

  • Have no cited articlesCited by SciELO

Related links

  • Have no similar articlesSimilars in SciELO

Share


Medicina Legal de Costa Rica

Print version ISSN 1409-0015

Med. leg. Costa Rica vol.13-14 n.2-1-2 Heredia Nov. 1997

 

Seguidamente escucharemos al Licenciado Edgardo Vindas, del Instituto Nacional de Seguros.

 

Los riesgos del trabajo en Costa Rica, su administración
 
 
Licenciado Edgardo Vindas
 
 
Buenas tardes. En primer lugar quiero agradecerle a los organizadores de este congreso, en nombre mío y en nombre del Instituto Nacional de Seguros que nos hayan permitido estar en este interesantísimo foro.

El tema de los Riesgos del Trabajo es un tema sumamente extenso. Si nosotros quisieramos retomar qué son los riesgos del trabajo tendríamos que divagar un poquito en el tiempo.

Los riesgos del trabajo si se quiere, nacen como una necesidad a través de una serie de acontecimientos históricos. Por ejemplo en la Grecia antigua existían los famosos eranoi. Estos eran mecanismos que funcionaban como especie de mutuas. Si nos venimos un poquito más adelante nos vamos a encontrar en la Roma, las colegias que eran agrupaciones a través de las cuales la gente buscaba a través del ahorro, resolver los problemas sociales.

Al Siglo V nos encontramos a la Iglesia Católica metida haciendo salud, preocupada por algunas cosas. Ahí es donde encontramos algunas religiosas haciendo curaciones en hospitales y en algunas partes, producto de un acontecimiento histórico que viene a través del tiempo.

Podríamos seguir citando alguna serie de elementos que se producen alrededor de la Revolución Francesa, de la Revolución Industrial, en los cuales los riesgos del trabajo empiezan a ser importantes para la sociedad.

Los riesgos del trabajo como tal vienen a ser parte de la política social de los estados. No podemos perder de vista que es un argumento de la política social. Por qué? Porque es el Estado el responsable de resarcir aquellos daños que ocurren a la sociedad y dentro de ellos están evidentemente los riesgos del trabajo. Lo que ocurre es que los estados originalmente no se preocupaban por esto y Costa Rica no escapa de esa realidad.

Vamos a ver entonces los Riesgos del Trabajo en Costa Rica.

Los Riesgos del Trabajo en Costa Rica los vamos a situar en dos etapas.

Mucha gente se pregunta por qué los riesgos del trabajo en Costa Rica los administra el Instituto Nacional de Seguros? si son un seguro social.

Bueno, primera aclaración. Tanto los seguros sociales, los mal llamados seguros sociales como los seguros mal llamados comerciales, en el fondo son seguros sociales todos filosóficamente hablando. Qué es lo que hace un seguro de incendios, sino resarcir una pérdida. Qué es lo que hace un seguro de automóviles sino resarcir una pérdida, es una pérdida, solo que en los seguros sociales es aún colectivo. En los llamados seguros comerciales estamos hablando de pérdidas individuales, fundamentalmente, pero filosóficamente son lo mismo y así está escrito en muchos tratados y en muchos libros.

Los riesgos del trabajo llegan al Instituto Nacional de Seguros por una serie de coyunturas históricas. Alguna gente ha dicho que es un error histórico. Vamos a ver si al final de esta charla seguimos considerando de que se trata de un error histórico

En Costa Rica, el régimen de protección a la clase trabajadora es el resultado de una serie de procesos que se interrelacionan en el tiempo y que inicia una diferenciación, desde tiempos muy tempranos, con respecto a otros tipos o sistemas de protección de la Seguridad Social.

En 1868, el Padre Francisco Calvo había asociado a los artesanos, principalmente zapateros, panaderos y cuidadores de mulas, quienes establecieron una Caja de Ahorros. Así, en la Gaceta del 9 de noviembre de 1868, se informaba que . " desde un tiempo a esta parte se está formando aquí una asociación de artesanos con el objeto de establecer una caja de socorros".

Lo anterior nos muestra, que se intentaba buscar, en la forma de asociaciones de socorro mutuo, el amparo necesario para las contingencias de accidentes y enfermedades con base en los artesanos, por entonces la clase trabajadora de mayor unión y cohesión. Este hecho marca el inicio de la Seguridad Social en Costa Rica. Un socorro diferenciado para la clase trabajadora.

En esta misma época, Monseñor Bernardo Augusto Thiel (1880-1901) toma parte del despertar social con su "Carta Pastoral sobre el Justo Salario"

El 18 de enero de 1988, toma vigencia el Código Civil, aplicándose en forma supletoria los artículos 1045 y 1048 del mismo cuerpo legal, en materia de Riesgos del Trabajo. Estas disposiciones, estaban basadas en la teoría de la Culpa Aquiliana, según la cual el patrón debía indemnizar al trabajador accidentado cuando el empleador es culpable del accidente ocurrido, es decir , que el trabajador debía demostrar que la culpabilidad del patrón era clara. En resumen se puede decir que se exigía la culpa del patrono para dar base a la responsabilidad.

Conforme con este sistema, el trabajador lesionado, o sus familiares en caso de muerte, debían entablar la acción indemnizatoria correspondiente ante los tribunales ordinarios.

Hubo evolución lenta de las ideas, evolución que también se observa en la legislación de las naciones para, finalmente, triunfar la del "riesgo social-laboral". Antes de llegar a establecerse el riesgo profesional como base fundamental en materia de accidentes, de la responsabilidad patronal, se pasó de la culpa romana a la culpa contractual , o por la intervención de la prueba, es decir, no era el trabajador quién tenía que probar la culpa del patrono, sino que era éste el que debía demostrar que no había sido culpable ni negligente, en la distribución y organización del trabajo.

En los inicios del siglo XX, se ubican los primeros intentos formales para brindar una verdadera protección a la clase trabajadora ante los infortunios laborales . El 26 de junio de 1907 el entonces diputado Enrique Pinto Fernández presenta al Congreso un proyecto de ley de accidentes de trabajo constituido por 16 artículos.

El 24 de mayo de 1910, la diputación de la provincia de Heredia, encabezada por el Lic. Alfredo González Flores y apoyada por Juan Rafael Arias Bonilla y Tranquilino Sáenz Rojas presentan al Congreso un proyecto de ley para crear la "Caja de Previsión" cuyos objetivos eran:

1.- Pagar en casos de accidentes, pensiones a los previsores que sufrieran lesiones imposibilitantes para el trabajo.

2.- Asegurar, tanto a los empleados de la nación como a los "impositores particulares", pensiones vitalicias para la vejez.

3.- Satisfacer, al fallecimientos del previsor, a sus herederos o derechohabientes el saldo de la cuenta corriente con sus respectivos intereses.

El 16 de mayo de 1913, el diputado Alberto Vargas Calvo, presenta otra propuesta de ley sobre accidentes del trabajo, con un total de 30 artículos divididos en :

a.- Accidentes de Trabajo

b.- Previsión de los accidentes de trabajo

c.- Creación de un Seguro Obligatorio para cubrir estos accidentes de trabajo.

El 5 de mayo de 1914, el Lic. Luis Anderson Morúa presentaba nuevamente la admisión de otro proyecto de ley de accidente de trabajo.

Por diferentes circunstancias, ninguno de los proyectos anteriores tuvo la acogida necesaria para llegar a convertirse en ley, que diera protección a la clase trabajadora costarricense.

1920 es un punto histórico en Costa Rica, porque se crea la Susbsecretaría General de Salud Pública en Costa Rica, lo que hoy es el Ministerio de Salud. Es la primera intervención clara del estado costarricense preocupado por conceptos de salud.

Antes de eso no había una preocupación. Había una Fundación Rockefeller, estaba la Junta de Protección Social desde 1845, con el Hospital San Juan de Dios y la Junta de Caridad.

En 1923, el General Jorge Volio en el seno del Partido Reformista, preparó un programa electoral en el que exigía reformas sociales y determinadas garantías laborales, entre las que encontramos los riesgos profesionales.

Hay en el intirim un aspecto muy interesante que nos tomaría mucho rato comentarlo, pero es muy sencillo. Se estaba discutiendo la ley de riesgos del trabajo en la Asamblea Legislativa y alguien se preguntó: Bueno ¿Y quién administra el seguro de riesgos del trabajo?

Entonces en abril de 1924 se suspende la discusión de la Ley de Riesgos del Trabajo o la Ley de Reparación de Accidentes e inmediatamente se inicia la discusión del proyecto de ley para crear el Banco Nacional de Seguros, la cual culmina con la promulgación de la Ley N° 12 del 30 de Octubre de 1924, que da origen a esta Institución.

Así, el Banco Nacional de Seguros se encarga de la administración de los seguros, cuyo monopolio queda en manos del Estado Costarricense.

Concluida la creación del Banco Nacional de Seguros, se continúa con la discusión del proyecto de ley para establecer la "Ley de reparación de accidentes de trabajo", discusión que concluye con la aprobación de la Ley N° 53 del 31 de enero de 1925, sobre reparación de accidentes y se dice "el Instituto Nacional de Seguros va a administrar el régimen de riesgos de trabajo".

El 20 de agosto de 1926 abre las puertas lo que se llamó en ese momento, el Departamento Obrero.

Errores de esa ley, muchos. Por ejemplo no era obligatorio el seguro agrícola en un país eminentemente agrícola y no era obligatorio asegurar a los trabajadores en agricultura. Tiene que haber habido alguna connotación política por supuesto.

Esta ley N° 53 cambia, tiene varias reformas y en el año de 1943 cuando se promulga el Código de Trabajo se incorpora dentro del Código de Trabajo la Ley sobre Reparación de Accidentes. Mucha gente que ha tenido acceso a la Ley de Riesgos del Trabajo que maneja el Instituto Nacional de Seguros, y se consigue un folleto que el Instituto hizo, se pregunta ¿por qué arranca en el artículo 196? Bueno porque este es el Título IV del Código de Trabajo. No es una ley especial aparte, es parte integral del Código de Trabajo. Los 195 artículos anteriores son parte del Código de Trabajo y los restantes después del 63.

En ese momento, en 1943, ya existe la Caja Costarricense de Seguro Social. Había sido creada en noviembre de 1941.

De tal suerte que aquí se plantea una primera gran discusión. Si ahora que existe la Caja del Seguro Social, los riesgos del trabajo se los damos a la Caja o se los dejamos al INS.

Hay un mensaje muy interesante del Doctor Rafael Angel Calderón Guardia al Congreso, donde él señala entre otras cosas que dado que el Instituto Nacional de Seguros tiene 18 años de experiencia en el manejo de los accidentes de trabajo, él considera prudente que ese congreso mantenga los riesgos de trabajo en manos del Instituto Nacional de Seguros y efectivamente se aprueba el Código de Trabajo y se mantiene la administración en manos del Instituto.

En 1949, cuando se promulga la Constitución Política vigente, se debate, sobre el famoso artículo 73, la conveniencia o no de la administración de los Riesgos del Trabajo en manos del Instituto.

De nuevo hay gente que plantea la necesidad de que los riesgos del trabajo estén en manos de la Caja Costarricense de Seguro Social.

La Asamblea Legislativa, la Constituyente en este caso, que redacta esta Constitución Política, ratifica que el regimen de riesgos del trabajo siga siendo diferenciado, como había sido hasta ese momento y permanezca en manos del Instituto Nacional de Seguros.

En 1961 cuando se modifica el artículo 177 de la Constitución Política mediante la Ley N°2738, la Asamblea Legislativa mantiene nuevamente la posición de que los Riesgos del Trabajo se continúen administrando por parte del Instituto Nacional de Seguros.

En 1982, cuando la Asamblea Legislativa aprueba la Ley N° 6727, que se refiere a la modificación del Título IV del Código de Trabajo, ratifica de nuevo la conveniencia de que los Riesgos del Trabajo continúen siendo administrados por el INS.

En realidad, como podemos ver, hay muchos intentos. Incluso hay uno que muy pocas personas conocen y es la Carta de Intenciones al Fondo Monetario Internacional de 1991, en donde el gobierno del Lic. Rafael Angel Calderón Fournier, se compromete ante el Fondo Monetario Internacional, a trasladar el Régimen de Riesgos del Trabajo a la Caja del Seguro Social. Es un documento firmado por Carlos Vargas Pagán, por el Lic. Rafael Angel Calderón Fournier, pero ese documento no tuvo mayores visos, no pasó a más. Se quedó por ahí.

La insistencia uno la puede entender desde diferentes perspectivas. Mi punto de vista es que el régimen de riesgos del trabajo ha sido bien administrado por el Instituto Nacional de Seguros y entonces por esa condición se encuentra todavía en manos del INS.

Entonces veamos que el régimen de riesgos del trabajo surge a la luz pública en 1925, cuando todavía ni siquiera se planteaba la idea de que la Caja Costarricense de Seguro Social existiera. Entonces a la larga no hay un error histórico. A la larga más bien fue una situación coyuntural la que se presentó De ahí que esté todavía en manos del Instituto.

¿Cuál es la situación actual de los riesgos del trabajo?

Hoy en día, estamos en presencia de un régimen de Seguridad Social totalmente consolidado, a través de la administración que por más de 70 años ha efectuado, con reservas financieras suficientes para dar una atención como la que se viene brindando.

Es socialmente aceptado. En encuestas que se han hecho de opinión, la gente percibe que el régimen está bastante bien, algunos opinan diferente y allí nos mantenemos en un punto medio

Estamos a la vanguardia de la reparación de los accidentes en América Latina . Si nosotros vemos los beneficios que se dan en el Régimen de los Riesgos del Trabajo, tenemos que entender que estamos muy por encima.

Por ejemplo, el Instituto Nacional de Seguros paga la incapacidad desde el primer día. No ocurre igual en otros regímenes de seguridad social a lo largo de América latina.

A partir del día 45, el Instituto Nacional de Seguros paga el 100% del subsidio salarial.

La póliza de riesgos del trabajo actualmente no tiene límite. Con esto lo que quiero decir es que si por ejemplo un trabajador requiere ir a la Clínica Barraquer, se le paga desde el momento en que se monta en el taxi en frente de su casa hasta que el taxi lo vuelva a dejar incorporado con absolutamente todos los gastos que tenga que hacer, desde la cirugía que cuesta alrededor de $6000.

Casos especiales, un trabajador nuestro amputado bilateral, tenía que ir a Italia para ponerse unas prótesis mioeléctricas, y se le reconoce absolutamente desde que sale de su casa hasta que regresa, toda la atención médica.

Esto no lo dan los regímenes de seguridad social que yo conozco en América Latina. Es una cosa totalmente diferente.

Hay reformas administrativas, está esa de que les hablaba la del subsidio salarial superior al previsto por la Ley, incluso está por encima de lo que dice el Código de Trabajo. Rentas por incapacidad total y permanente superiores a los límites establecidos en el Código de Trabajo.

Administrativamente dados los ingresos financieros del régimen todos los años hay reformas administrativas donde las rentas se actualizan. Son rentas dinámicas que se van ajustando de acuerdo al índice de salarios mínimos.

Hay una extensión de rentas en caso de esposas, madres e incapacitados parciales permanentes. El Código de Trabajo habla, por ejemplo, que la renta a la esposa o a la madres es por diez años. Bueno y a los diez años que hacemos. Creamos un problema social o lo mandamos a hacer fila al IMAS?. El Instituto administrativamente reforma esto y le extiende la renta por cinco años más, por cinco años más, por cinco años más, hasta que la convierte en una renta vitalicia.

Igual ocurre con los incapacitados parcial y permanentes. El Código de Trabajo prevé una renta para un amputado por diez años. Bueno y a los diez años qué. El Instituto en este caso le da la renta vitalicia.

Hay préstamos sobre rentas futuras. Hay una ayuda económica para compra de vivienda para los grandes inválidos. Se les da la posibilidad de que compren una vivienda, se les financia una parte de la vivienda. Y a la par se les autoriza un adelanto hasta 24 meses de renta sin intereses.

Todo esto lo permite la solidez financiera del régimen. O sea estamos hablando de que una persona que recibe una renta de 50.000 ó 60.000 colones por mes yo le adelanto 24 meses, le estoy adelantando un millón y algo y a eso le agrego lo que establece el Artículo 242 del Código de Trabajo que es una ayuda de 600.000 colones, estamos hablando de que llega a los 2.000.000 de colones sin intereses. Bueno eso es lo que permite el manejo financiero del régimen.

Hay asignación especial para grandes inválidos, por ejemplo. Esto es los grandes inválidos que requieren la ayuda de una persona porque no pueden hacer sus funciones básicas como: comer, vestirse, caminar. Se les da una ayuda especial, que es el salario de una empleada doméstica para que les ayude. Esa es la ayuda que se les está dando en este momento.

La inclusión de los derechohabientes en el régimen de enfermedad y maternidad de la Caja Costarricense de Seguro Social.

Cuando el trabajador fallece, la esposa y sus hijos automáticamente el Instituto les va a pagar la cuota en el Seguro Social para que ellos no pierdan el derecho a recibir atención médica en caso de enfermedad o en caso de maternidad o en caso de cualquier otra de esas contingencias sociales que se pueden enfrentar.

Y las rentas mínimas que actualmente están según el decreto de salarios mínimos, ahí las estamos manteniendo en este momento.

¿Qué es lo que ha logrado el Instituto con esto? O ¿cómo lo ha logrado? A través de una combinación de lo que se llama medicina institucional y medicina privada. El Instituto Nacional de Seguros ha incursionado en este campo desde hace ya muchos años.

No hemos comprado un TAC. Hemos interpretado que hay algunas cosas que son más eficientes y más baratas en manos del sector privado.

Por ejemplo, para nadie es un secreto, si tuvieramos un TAC y se va el tubo de pantalla. Con los procesos de licitación que tenemos en este país, ¿cuándo lo tendríamos reparado?, digamos nueve meses eso si no hay apelaciones. Cierto. Bueno no tenemos un TAC. La empresa privada ha sido muy eficiente. A ellos se les quema el tubo de pantalla, lo mandan a traer por DHL y 24 horas después está aquí y el sistema sigue funcionando.

Lo mismo ocurre con los laboratorios, con rayos X, el Instituto ha incursionado desde hace más de 20 años en todo lo que es el concepto privado.

No obstante lo anterior, debemos reconocer, que el modelo de los Seguros Solidarios (seguro de Riesgos del Trabajo y Obligatorio de Vehículos Automotores) desarrollado por el Instituto Nacional de Seguros y liderado por la División de Seguros Solidarios, pese a los logros de carácter cíclico obtenidos a lo largo de la historia, debe ser sujeto a revisiones períodicas.

Por esto, debemos entender que hoy estamos ante un esquema que es sumamente reactivo y no proactivo, lo cual implica que el modelo puede agotarse si no se realizan los cambios estructurales y organizacionales que se requiere.

A lo interno se pueden estimar una serie de factores que evidencian la necesidad de estrategias que armonicen con las presiones del entorno, ubicadas especialmente en el campo de la prevención.

Los cambio que plantea el entorno, con miras a la modernización de los sectores productivos del país generan expectativas que favorecen un cambio en materia de atención de los Seguros Solidarios, especialmente en relación con la participación de empleadores y trabajadores en la competitividad de la Seguridad Social y en la ampliación de la responsabilidad social sobre la prevención de accidentes.

Bajo esta perspectiva se plantea un "Modelo de Atención Integral en los Seguros Solidarios", el cual se enmarca en el proceso de cambio y fortalecimiento del sistema de Seguros Solidarios que administra el Instituto Nacional de Seguros.

La concepción sistémica, tiene como eje central, el concepto de riesgo social y de responsabilidad social en sus diferentes connotaciones, a saber: trabajador, empleador, estado y como usuario estratégico del servicio, al ciudadano que sufre algún accidente de la circulación. El objetivo es garantizar a la sociedad costarricense atendida por los Seguros Solidarios el derecho a las prestaciones básicas y a una atención integral, que favorezca las condiciones fundamentales para el pleno desarrollo de sus potencialidades y el logro de sus aspiraciones.

Desde el punto de vista funcional, el modelo de atención integral en Seguros Solidarios, esta construido a base de subsistemas diferenciados e integrados, a fin de potenciar dos enfoques principales a saber:
 

Enfoque de satisfacción al usuario:

1.- Mediante la participación activa de empleadores, trabajadores y entes comunitarios.

No nos vamos a quedar para que el Estado siga llegando. El estado tiene que retirarse un poco. Y entonces vamos a incorporar en ese proceso a una serie de gente que realmente tiene que tomar un rol en ese juego.

2.- Mediante mecanismos de atención preventiva

Estamos tratando de condicionar a las empresas para que puedan ellos entender que la prevención no es un gasto es una inversión. Una empresa sana es una empresa productiva. Una empresa sana es una empresa que compite en un mundo globalizado

3.- Mediante infraestructura versátil, dinámica y flexible.

Estamos tratando de incursionar en un concepto muy novedoso que es el de los dispensarios móviles. No queremos seguir creando infraestructura fija. No queremos que nos pase lo que nos pasó en la localidad de Roxana, en Cariari de Guápiles, que se construyó un dispensario,a los tres años se fue la bananera de ahí y allí está tirado, porque no hay atención.

Bueno queremos algo que sea acorde a las necesidades, que podamos sacarlo, desarmarlo de ahí. Algo muy parecido a lo que tiene la Caja de Seguro Social en Sixaola, que es un sistema de Clínica casi modular. Bueno a eso estamos queriendo imitar en las cosas buenas a la Caja de Seguro Social.

4.- Mediante la investigación y el desarrollo.

Queremos crear todo un sistema de investigación, queremos mantener una escuela, queremos incursionar en ese campo, un centro de docencia. Los riesgos del trabajo son desconocidos para la clase obrera de este país. Dicen muchas cosas de los riesgos del trabajo pero nadie los conoce.

Queremos salir, queremos que las empresas vengan a nosotros y nos digan que es lo que están haciendo y nosotros explicarles que es lo que estamos haciendo. Por ahí estamos queriendo meternos en educación y en investigación.

5.- Mediante el control de calidad de los servicios.

Esta parte es muy importante para nosotros. Estamos buscando, como les repito, la excelencia.

6.- Mediante el acercamiento de los servicios al usuario.

En este momento ya estamos saliendo totalmente del área metropolitana.

Hemos considerado cosas importantes. Creemos que es muchísimo mejor sacar un oftalmólogo a Guápiles dos veces por semana que traer 300 trabajadores a San José.

Creemos que es mejor sacar lo que se llama consulta para Cirugía afuera, llevar un comité de cirugía a Liberia, que traer 200 trabajadores a la sede central para que se les apruebe la cirugía, como se está haciendo ahora.

Creemos que hay necesidad urgente de sacar nuestros servicios fuera del área metropolitana
 

Enfoque sistémico:

1.- Mediante el desarrollo periférico.

Estamos en la labor de crear centros en Desamparados. Guadalupe, Pavas y Tibás, como metas en un corto plazo.

2.- Mediante la interacción e integración de los subsistemas.

Tratando de coordinar las cosas que debemos coordinar. Hay muchas cosas que no coordinamos y en eso estamos clarísimos.

3.- Mediante el desarrollo tecnológico.

En este momento estamos montados en una plataforma de orden que nos va a permitir entrelazar todos los sistemas informáticos que tenemos a nivel nacional.

4.- Mediante la solvencia financiera, que ya lo hemos comentado de alguna manera

5.- Mediante una interacción permanente con los agentes sociales.

Cuando hablamos de agentes sociales es que hay mucha gente involucrada en los riesgos del trabajo. No es solamente alguna parte. Toda la sociedad tiene que ver con esto

Podemos concluir, que el nuevo enfoque es de atención integral, con énfasis en lo preventivo, buscando el fortalecimiento de las prestaciones médicas y económicas, en procura de consolidar un modelo de crecimiento planificado, apoyado en los principios y en la competitividad de la Seguridad Social; como sostén de la productividad.

Así que de esta manera, yo he tratado de presentarles la historia de los riesgos del trabajo muy rápidamente. Esto como les repito es muy extenso. Les he tratado de dar una visión de por qué los riesgos del trabajo están en manos del Instituto Nacional de Seguros, qué es lo que ha hecho el Instituto en estos 70 años y hacia dónde queremos ir.

Así que de nuevo les agradezco muchísimo la atención que me prestaron

PREGUNTA: Don Edgardo, esos aires de modernización del Instituto Nacional de Seguros, suenan muy bien. Le pregunto si tiene idea para neutralizar ciertos problemas que a través del tiempo uno viene viendo en la prestación de los servicios. Por ejemplo este fenómeno que nosotros hemos llamado como el "Síndrome de la bola de ping pong" que por existir ese divorcio entre la Caja Costarricense de Seguro Social y el Instituto Nacional de Seguros, a veces llega un usuario, un paciente al Seguro Social y le dicen esto es riesgo del trabajo. Va al INS y le dicen eso es enfermedad común o accidente común y esta en eso y finalmente no recibe atención médica ni en un lugar ni en el otro. Esa es una cosa que a uno le parece que es ingrato.

La otra cosa. En materia de enfermedades del trabajo, si uno va y solicita información sobre accidentes de trabajo hay bastante, muy buena en el INS y uno puede ir inclusive al Ministerio de Trabajo y ahí encuentra también alguna información.

Pero en materia de enfermedades de trabajo, no. Pareciera que en Costa Rica se niega la existencia de las enfermedades del trabajo y un país que niegue la existencia de un flagelo, simplemente no está en capacidad para combatirlo. Entonces es la otra cosa, que si en esas vías de modernización tienen comprendido esto.

La otra cosa es esta. En materia de prevención no de los accidentes ni de las enfermedades, sino de los riesgos como tal (accidentes y enfermedades) si se ha pensado en mejorar la capacidad de respuesta para la prevención, porque está muy bien, por ejemplo, cuando la atención médica ya puramente a nivel de atención curativa o asistencial, inclusive ya con la reparación cuando quedan secuelas. Lo ideal sería que ese fenómeno no se dé, que ni la enfermedad ni el accidente se dieran.

Y suena a veces que tanto el Ministerio de Trabajo como el Instituto Nacional de Seguros, pues todavía hay mucho que hacer para llevar a cabo una política apegada a la realidad sobre la prevención de los accidentes y enfermedades del trabajo. Eso era todo.

RESPUESTA: Muchas gracias. En realidad el asunto del "ping pong" no es nuevo. Es un asunto tan viejo como las relaciones entre la Caja Costarricense de Seguro Social y el Instituto Nacional de Seguros.

Me parece a mí que ha habido un divorcio, pero no de nosotros, de la gente que estamos allí, enfrente de la batería. El divorcio ha sido a otros niveles. Ha sido a nivel político y en esto yo quiero ser muy claro. Ha habido muy buenas intenciones de funcionarios de la Caja Costarricense del Seguro Social para resolver ese problema. Y ha habido muy buenas intenciones de funcionarios del Instituto Nacional de Seguros para resolver este problema.

El Artículo 330 del Código de trabajo norma la existencia de una comisión institutcional Caja INS que nunca por diferentes circunstancias se había podido reunir. Recientemente el Presidente Ejecutivo de la Caja y el Presidente Ejecutivo del INS firmaron, cosa de dos meses, un nuevo convenio de prestación de servicios de salud. En ese nuevo convenio se crea una nueva instancia. El Artículo 330 va a normar la relación a nivel digámolo político. En esta instancia que crea el nuevo documento, que yo no sé porque no llega a los directores de hospital de la Caja, se queda pegado en alguna oficina, y dice claramente que cuando hayan ese tipo de problemas, el Jefe Regional de la Caja y el representante del Instituto Nacional de Seguros en la localidad van a sentarse a resolver el problema.

Así lo redactamos algunas personas que estuvimos allí, precisamente previendo este tipo de situaciones. Esperamos que el "ping pong" desaparezca con esta medida.

Sin embargo, yo sigo insistiendo a veces las cosas quedan al nivel muy alto y no permean, no bajan. Hay gente dentro de la Caja del Seguro Social, y lo digo por experiencia que no conoce ni siquiera la existencia de ese convenio CAJA-INS. Eso es un problema. Eso es muy grave. Llegar a un hospital donde un director de hospital le diga: "Mire ese convenio yo no lo conozco" Eso deja mucho que desear. Igualmente ocurre en el INS, no vamos a decir que todo el problema es de la Caja.

En cuanto a las enfermedades laborales, tiene usted toda la razón. A mí se me ha caído la cara de verguenza cuando en algunos otros foros tenemos que hablar del problema de las enfermedades laborales, no existen en Costa Rica. No nos hemos preocupado dentro de nuestras instituciones en generar todo lo que es bioestadística. Todo lo que nos pueda decir cuántos pacientes tenemos nosotros en este momento con cierto tipo de patología. ¿Qué pasa por ejemplo con la silicosis? Ese es un problema serio. ¿Qué pasa con el tema anterior, las asmas laborales? ¿Qué pasa con las maestras disfónicas de este país?

Comentabamos al almuerzo. Ahorita en este momento están ingresando a la Universidad de Costa Rica una serie de muchachas jóvenes. 18 y 19 años, con nódulos. El Estado costarricense les paga el estudio. El Estado no, nosotros. Mantenemos esa persona cinco o seis años en la Universidad. A los cinco o seis años le dan el título. Salen a trabajar y a los tres o cuatro meses no puede trabajar más.

Y nosotros como colectividad tenemos que pagarle una pensión y probablemente mantenerla durante muchísimo tiempo.

El examen preempleo, que se comentaba en la ponencia anterior, me parece a mí que es urgente de retomar en este país. Tenemos que hacer algo para que estas cosas no sigan ocurriendo.

En cuanto a prevención, que era la otra cosa que usted me preguntaba, estamos tratando de incorporar, como lo señalabamos hace un ratito por ahí, algunas otras estructuras, algunas otras personas. algunos otros agentes sociales que nos permitan realmente trabajar.

Queremos, y ahora le comentaba al compañero del Consejo de Salud Ocupacional, yo creo que es necesario que todas las instancias que existen en este país se junten. No podemos seguir como la Banda de Heredia, unos por un lado y otros por otro, cierto. Uno va tocando la Marsellesa y otro el Himno Nacional y otro el Himno a las Flores. No podemos seguir así en este país. Tenemos que hacer algo para quitar orgullos e ideas de competencia ilógicas que existen en algunas personas y darnos cuenta que el concepto de seguridad social es un concepto que estamos manejando absolutamente todos y lo peor lo estamos pagando todos.

En ese tanto, yo creo que vamos a entender que lo que hagamos en forma conjunta es lo que se requiere en este país.

PREGUNTA: En mi país Brasil, nuestro Instituto Nacional de Seguros pasa por una fase de deterioro, de digamos credibilidad. Esto ocurre en un momento de reformas administrativas y políticas que pasa mi país. Al punto que grandes masas de trabajadores estan optando por seguros comerciales, seguros privados. Pregunto si el gobierno costarricense tiene un mecanismo de defensa oficial o privado para cerciar los fraudes contra el Instituto Nacional de Seguros. Pregunto más, si los seguros comerciales tienen también esta preocupación, en relación con los fraudes de pólizas de seguros en su país.

RESPUESTA:

Mire, decía un amigo mío que para ser costarricense hay que deber plata, hay que ser liguista y haberle metido un gol al Instituto Nacional de Seguros.

Cuando hablamos de meterle un gol es un fraude, si, es parte de la idiosincrasia del costarricense. Cuando usted pasa por una construcción a las seis de la mañana y ve un trabajador con las manos en un balde de cemento y media hora o dos horas después está totalmente brotado porque está sensibilizado. Es una dermatitis por contacto al cemento. Ese trabajador llega a nuestros servicios. El médico que lo recibe lo debe de incapacitar y darle tratamiento. Y en la tarde ese trabajador está laborando como carpintero en otra construcción.

En Costa Rica hubo una época en que el trabajador se amputaba los dedos y lo más reciente, trabajadores bananeros poniéndose gotas de gramoxone en los ojos.

Bueno pareciera que donde haya un individuo con ganas de hacerle daño al sistema lo va a hacer.

¿Qué es lo que ha hecho el Instituto Nacional de Seguros en esto? Antes nos limitabamos a decirle: usted no lo atendemos porque lo suyo no es un accidente de trabajo, usted lo fingió. Ahora los estamos acusando penalmente. Ahora estamos yendo más allá. Es más sólo como comentario. Tengo como un mes, ya dije, voy a pasar mi escritorio a los tribunales, proque todos los días tengo que ir a declarar. Hay que hacer esa otra acción.

En los seguros comerciales es lo mismo. Un día de estos salió en el períodico 8.000.000.000 de colones en fraudes contra el Instituto Nacional de Seguros por robo de vehículos. Es igual. Pareciera que cuando la gente quiere hacer daño, cuando la gente no entiende que estamos en presencia de un sistema que es de todos la gente va a abusar.

¿Qué es lo que hacía el Instituto de Seguros antes? Igual se robaban un carro, el choque era fingido y se limitaban a decir: "no le pagamos su reclamo, vaya a ver como lo arregla".

Ahora no, ahora los estamos acusando penalmente y se ve ya la incidencia de esto. Viene disminuyendo. Es más ahora en las estadísticas que presente el doctor Ronny Arias probablemente ustedes van a ver que la incidencia en los accidentes de trabajo vienen disminuyendo. ¿Por qué vienen disminuyendo? porque nos hemos preocupado por un montón de cosas , porque hemos tratado de evitar eso que usted señala, el fraude. Y el fraude va a estar presente desgraciadamente, en cualquier sociedad por más buena que esta sea.

PREGUNTA: Quiero decirle que la mayoría de los costarricenses que estamos en las condiciones, como todos los que estamos aquí, profesionales, desconocemos, pero que no es que el costarricense quiera hacer un fraude por naturaleza, más bien esos costarricenses que llegan a hacer el fraude es porque están en una situación social muy grave. Los que no están en esa situación social tan grave hacen el fraude y nunca son acusados penalmente. Disculpeme, porque me quejé.

RESPUESTA: no, perdone, perdonen ustedes más bien, de verdad porque tiene toda la razón la compañera. Esto en nuestro país es un mecanismo a veces de hablar, es una forma de decir las cosas. Es totalmente cierto no podemos involucrar absolutamente a todos. Hay un problema social patológico en este país. Lo conversaba ahora con el compañero del Poder Judicial; de que la situación económica lleva a estos extremos y le doy toda la razón y más bien le agradezco que me haya corregido. Es usted muy amable. De verdad que sí.

PREGUNTA: yo quiero participar porque creo que este es el momento para la participación mía sobre este tema. Yo soy médico ortopedista del Hospital de Heredia y justamente lo que yo voy a plantear es que si bien es cierto existe un polo de los trabajadores, mal instruidos y con desconocimiento y sobre todo viendo que el Instituto a veces le ofrece mejores prestaciones, más los costarricenses tratan de hacer fraude.

Sin embargo, tengo una lucha de más de 20 años, no digamos que en contra del Instituto Nacional de Seguros, absolutamente reconozco el valor del Instituto Nacional de Seguros. Justamente porque dentro de pocos días voy a hacer una demanda penal contra funcionarios del Instituto Nacional de Seguros y contra funcionarios de la Caja; porque casos claros de riesgos de trabajo simplemente los funcionarios del Instituto Nacional de Seguros se limitan a copiar el artículo 195 diciendo que riesgos de trabajo son solamente aquellos que le ocurran al trabajador trabajando, nada más. Aquí tengo un montón de cartas de esos funcionarios.

Lo que voy a decir lo voy a decir con mucha valentía. Yo sé que pueden haber consecuencias. Pero hace muchos años, en el año de 1980, el Instituto Nacional de Seguros iba a abrir el Dispensario de Puntarenas. Me contrataron a mí para trabajar allí porque yo me trasladada como ortopedista a Puntarenas.

En la fiesta de inauguración, los funcionarios del Instituto Nacional de Seguros estaban allí comentando entre ellos, manifestaban "que gracias a que la Caja Costarricense de Seguro Social era tan desordenada, y los funcionarios y los médicos eran tan desconocedores de la ley del Instituto, que gracias a eso el Instituto se beneficiaba económicamente".

En el momento actual, la pregunta mía, no para contestarla ya, sino para dejarla en el tapete, es que ¿cuántos accidentes, riesgos laborales, no pasan al Instituto justamente porque los médicos de la Caja no los reportan, sobre todo médicos de empresa y sobre todo los funcionarios del Instituto los rechazan, porque no consideran que sean riesgos de trabajo.

Hay cantidades enormes de situaciones que se salen de las relación estricta del trabajador con su trabajo, con el acto mismo de lo que hace, que son vinculantes para la ley para que sean protegidos por el riesgo de trabajo.

De eso hay mucha jurisprudencia también que no se aplica y que también se desconoce. Nada más es para poner de que también existe, las palabras suyas fue en relación con los trabajadores que abusaban del sistema, yo creo que tal vez están empatados con el Instituto Nacional de Seguros.

RESPUESTA: Muchas gracias. Mire a mí me parece que el artículo 195 y 196 del Código de Trabajo ha sido muy manoseado. Tanto es así que existe una jurisprudencia riquísima en este país. Una jurisprudencia enormemente grande en relación a las interpretaciones que se han dado en cuanto a qué es un accidente de trabajo y qué no es un accidente de trabajo.

Por ejemplo, el famoso riesgo "in itirinin", que es el trayecto de la casa al trabajo, y del trabajo a la casa está cubierto siempre y cuando el patrono pague o proporcione el transporte. Así lo dice el artículo 196 y así lo maneja el Instituto Nacional de Seguros. Evidentemente podemos encontrarnos en situaciones especiales. Yo no digo que no. Mucho de lo que nosotros rechazamos, si es que en algún momento se puede llamar rechazo, estaríamos en función de cosas tan particulares como el hecho de que una persona desvía por interés personal el trayecto de la casa al trabajo. Si yo trabajo en Puntarenas y me tengo que trasladar a San Ramón y salgo de mi trabajo a las 6 de la tarde; yo sospecho que a las 7 de la noche ya tiene que estar en San Ramón. Pero si el accidente ocurre a las 9.30 de la noche. De qué estamos hablando. Hubo un desvío probablemente.

Hay mucha tela que cortar en este tema. Yo no quiero polemizar porque en realidad el artículo 195 tiene muchísimas interpretaciones: tiene la interpetación del INS, la interpretación del médico y la interpretación de los jueces. Más de una vez nos han enmendado la plana, y los jueces nos han dicho: "Si señores, tiene que aceptar eso porque eso es un accidente de trabajo". Y sencillamente lo aceptamos.

Entonces a la larga, puede tener algo de razón el compañero y a futuro podríamos sentarnos a conversar sobre el tema, para que usted vea cuál es la interpretación actual del Instituto Nacional de Seguros.

Y la otra parte es que el Instituto Nacional de Seguros no tiene fines de lucro, en el manejo del seguro de riesgos del trabajo. El artículo 205 del Código de Trabajo establece claramente a donde van los excedentes del régimen: 50% al Consejo de Salud Ocupacional y 50% a incorporar estas mejoras que hemos visto en el transcurso de la tarde.

Nota: Si el lector esta interesado en profundizar sobre el tema puede recurrir a la Unidad Didáctica del Seguro de Riesgos del Trabajo, utilizada por el Instituto de Estudios en Seguros, del Instituto Nacional de Seguros o a la Tesis de Graduación de la Universidad de Costa Rica. "El seguro de Riesgos del Trabajo, desde la perspectiva de la obligatoriedad del seguro".