SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.58 issue3Dengue With Severe Plasma Leakage: A New Monitoring ApproachSurgical management of severe scrotal lymphedema author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Acta Médica Costarricense

On-line version ISSN 0001-6012

Acta méd. costarric vol.58 n.3 San José Jul./Sep. 2016

 

Original

Un brote de dermatitis producido por picaduras de Sclerodermus sp. (Hymenoptera, Bethylidae) en Costa Rica, América Central

An outbreak of dermatitis produced by the stings of Sclerodermus sp. (Hymenoptera, Bethylidae) in Costa Rica. Central America

Luis F. Jirón1  , Paul Hanson1  , Rodrigo Zeledón1 

12,3Escuela de Biología. Universidad de Costa Rica. Interplagas.

Resumen:

Se describe un brote de dermatitis producido por la picadura de una pequeña avispa áptera Sclerodermus sp. (Hymenoptera, Bethylidae), en un grupo de estudiantes de un colegio de San José, capital de Costa Rica. Se encontró también al escarabajo xilófago Calymmaderus pupatus (Coleoptera, Ptinidae), que sirve de huésped a la avispita, la cual necesita depositar sus huevos, como parasitoide, en las larvas del coleóptero para su reproducción. Casos autóctonos de esta dermatitis se conocen en los cinco continentes y esto contrasta con la ausencia de reportes procedentes de América Central.

Los lugares en donde se observaron las lesiones, a veces numerosas en la misma persona, fueron: brazos, cuello, piernas, espalda, abdomen, pecho, cara y codos. El tipo de lesión se caracteriza por dolor y ardor en el momento de la picadura, seguido de una pápula eritematosa de tamaño variable, hasta un centímetro de diámetro e intenso prurito, con una duración de una a dos semanas. Se observaron cuadros urticariformes y angioedematosos e inclusive infecciones secundarias como consecuencia del rascado.

El problema se atacó con una fumigación dirigida al coleóptero, con un insecticida capaz de penetrar la madera llena de galerías del escarabajo y sus larvas. Pocos días después de la fumigación, se encontraron numerosos ptínidos adultos muertos, así como gran cantidad de betílidos, en los muebles dañados por el escarabajo.

Palabras-clave: Dermatitis; Calymmaderus; parasitoides; Sclerodermus; insectos taladradores de madera

Abstract:

This article describes an outbreak of dermatitis caused by stings from a small apterous wasp, Sclerodermus sp. (Hymenoptera: Bethylidae), among a group of students attending a school in San José, of Costa Rica. Also present was the xylophagous beetle, Calymmaderus pupatus (Coleoptera: Ptinidae), which serves as a host for this parasitic wasp and on which the wasp depends for its reproduction. The female wasps lay their eggs on the beetle larvae in the wood and the wasp larvae develop as parasitoids. Autochthonous cases of dermatitis caused by bethylid wasps are known from all other five continents but, as far as we are aware, this is the first report from Latin America, and the first report of Sclerodermus from Central America.

The sites in which the lesions were located, sometimes numerous in the same person, were: arms, neck, legs, back, abdomen, breast, face and elbows. The type of lesionwas characterized by being painful, with a burning sensation, at the moment of the sting, followed by an erythematous papule lesion of variable size, up to one centimeter in diameter and with intense pruritus, lasting from one to two weeks. Urticariform lesions and angioedema were observed, as well as secondary infections consequence of the scratching of the lesions.

The problem was solved by a fumigation directed against the coleoptera beetle, with an insecticide capable of penetrating the wood that was filled with tunnels made by the adult beetles and larvae. A few days after the fumigation numerous dead beetles and bethylid wasps were found in the furniture damaged by the beetles.

Key words: Dermatitis; Calymmaderus; parasitoids; Sclerodermus; wood-boring insects

Los betílidos del género Sclerodermus son avispitas cuyas hembras son ápteras, de unos 2 a 3 mm, parecidas a una hormiga, que infligen picaduras dolorosas a seres humanos durante el día, especialmente cuando se tratan de aplastar con la mano. Los machos son alados y raramente se les encuentra. La familia Bethylidae comprende cerca de unos 100 géneros y más de 2200 especies en el mundo entero.1 El género Sclerodermus incluye unas 80 especies, de las cuales alrededor de 10 son conocidas en el Nuevo Mundo.2 , 5 Las especies de Sclerodermus, para reproducirse, actúan como parasitoides de las larvas de coleópteros xilofágicos de la familia Ptinidae (= Anobiidae). Las larvas de estos escarabajos hacen agujeros o galerías de 1 a 1,5 mm de diámetro, algo más pequeños que los de las termitas, y producen un polvo fino de la madera que se encuentra principalmente en diversos muebles viejos y estructuras de edificaciones (madera seca). Por esta razón, se ha dicho que la dermatitis que producen estas avispitas, ocurre con frecuencia en vendedores de antigüedades, ebanistas, restauradores y fabricantes de artículos de madera, por lo que se le considera, en ciertos casos, una dermatitis ocupacional.

Varios autores además la describen como una dermatitis estacional, ya que es más común en primavera y verano, y algunos la consideran como una urticaria recidivante6 , 7 , 9 , 11 Las hembras, al picar con su aguijón, producen pápulas eritematosas y pruriginosas que pueden alcanzar hasta un cm de diámetro e infectarse; en ocasiones producen cuadros urticariformes crónicos o angioedemas y pueden llegar a ocasionar cuadros anafilácticos.1 , 4 , 7 - 9 Estos síntomas o características de la dermatitis pueden ser producidos por especies diversas de Sclerodermus, o bien de otros géneros como Epyris, Holepyris, Cephalonomia y Goniozus. Cuadros clínicos de esta dermatitis han sido reportados en varios países de todos los continentes.6 y 9 En Japón, al menos dos especies de distintos géneros pueden producir esta dermatitis: Sclerodermus nipponicus y Cephalonomia gallicola.3

En este artículo se da a conocer un brote de esta dermatitis en los alumnos de un colegio capitalino en el cantón de Goicochea, San José de Costa Rica, aparentemente el primero en América Latina.

Métodos

Durante julio de 2015, uno de nosotros (LFJ) fue llamado para averiguar la causa de una dermatitis severa, aparentemente producida por insectos, que estaba ocurriendo en un colegio del área metropolitana de San José. El problema, según el personal administrativo, se inició en 2012, con algunas picaduras entre el personal que se movilizaba dentro de las instalaciones. El problema aumentó en 2013 y se aplicó un producto insecticida por parte de una compañía fumigadora contratada, pero para 2014 el problema continuó (después de una nueva fumigación) y se incrementó de manera dramática en 2015, tanto entre los alumnos de enseñanza primaria como de secundaria.

Se realizó una encuesta, con un cuestionario preparado para el caso: 46 estudiantes afectados (aproximadamente una tercera parte de la población total), de dos aulas de secundaria (21 mujeres y 25 hombres), con un promedio de edad de 14,7 años (entre 13 y 20 años).

Aprovechando las vacaciones de medio año se ingresó a las aulas y se encontró que la mayoría de las estanterías estaban perforadas por coleópteros taladradores (ptínidos), lo mismo que el emplantillado que sostiene las láminas o cuadros del cielo raso. Asimismo, se encontraron las avispas en los muebles y en todos los rincones. Se aplicó entonces imidacloprid (PremiseR) un producto insecticida en aerosol denominado "Premise" (imidacloprid, con una sustancia de acción penetrante en la madera), en una dosis de 5,0 ml/litro de agua.

Los escarabajos fueron identificados con las claves taxonómicas de White (1971,1982) y las avispas, con la ayuda del Dr. Celso Azevedo, de la Universidade Federal do Espirito Santo, Brasil. Especímenes de ambos tipos están depositados en el Museo de Zoología de la Universidad de Costa Rica.

Resultadosfiguras 3, 4, 5 y 6

El número de lesiones ocasionadas por las avispas que picaron a cada estudiante varió entre más de 20 y menos de 5, aunque la mayoría de ellos fue picada entre 5 y 20 veces, a lo largo del año escolar 2015. Los lugares corporales más frecuentemente picados fueron, en orden descendente: brazos (81,8%), cuello (52,3%), piernas (31,8%), espalda (29,5%), abdomen (18,29%), pecho (11,4%), cara (4,5%) y codos (2,39%).

Figura 1: Lesión papuloeritematosa típica, Figura 2. Lesión urticariana con algún edema local, Figura 3 y 4. Sclerodermus sp. (Bethylidae) vista dorsal y lateral de una hembra, Figura 5. Escarabajo xílófago Calymmaderus pupatus (Ptinidae)vista lateral del adulto, Figura 6. Agujeros hechos por larvas del escarabajo en un mueble viejo 

Discusión

El género Sclerodermus ha sido reportado en México, el Caribe y América del Sur,2 pero, hasta donde se pudo determinar, este es el primer registro de América Central. La distribución geográfica de las avispitas de la familia Bethylidae y de aquellos géneros cuyas especies pueden ocasionar una dermatitis con sus picaduras, es amplia por lo que pueden considerarse cosmopolitas.2 Los reportes en la bibliografía de dermatitis ocasionada por estas avispitas son relativamente escasos, aunque este tipo debe ser mayor que lo que se ha reportado.

Las manifestaciones cutáneas producidas por la picadura de estos himenópteros, se conocen desde principios del siglo anterior.4 Los principales reportes proceden de países europeos como Italia y España, y más recientemente de países asiáticos como Japón y Corea.8 , 9 Si bien en las Américas se conocen casos desde 1927 en los Estados Unidos,10 no encontramos referencias a esta dermatitis en América Latina, a pesar de que se han reportado varias especies de betílidos en esta región.2

Esto hace pensar que este tipo de dermatitis muchas veces pasa inadvertido, o bien, que no ha habido interés en reportarlo.

En cuanto al número de picaduras y su localización, el fenómeno es similar en todos los países en donde se han reportado. En este caso, los lugares preferidos o con más picaduras resultaron ser los brazos (81,8%) posiblemente por tratarse de una población estudiantil que los lleva al descubierto y los coloca sobre muebles infestados. Sin embargo, es evidente que las avispitas pueden picar en otras partes del cuerpo, aun debajo de la ropa o uniforme en nuestro caso.

El tipo de dermatitis que se produce y su duración también es similar en todos los lugares en donde se ha observado, con una pápula eritematosa que se puede modificar un poco, según circunstancias como el rascado o el grado de sensibilidad de la persona.4 , 9 , 11

El tratamiento de los materiales infestados con insecticidas que penetren la madera y que van dirigidos especialmente al coleóptero, es el método más eficaz de acabar con la plaga.1 , 11

Agradecimientos:

Al Dr. Celso Acevedo por su ayuda en la identificación de Sclerodermus; al Sr. Guillermo Green, por facilitar el espacio para realizar el trabajo, y al Sr. Max Vindas, por haber sido la persona que inicialmente manifestó su interés en que se realizara la investigación.

Referencias

1.  Fuentes MV, Sainz-Elipe S, Sáez-Durán S, Galán-Puchades MT: Scleroderma domestica (Hymenoptera, Bethylidae), woodworm parasitoid and accidental human pathogen. Report of three cases in the city of Valencia (Spain) and its surroundings. Rev Ibero-Latinoam Parasitol 2009;68:185-187. [ Links ]

2.  Gordh G &amp Móczár, L. A catalog of the world Bethylidae (Hymenoptera, Aculeata). Mem Amer Entomol Inst 1990; 46: 1-364. [ Links ]

3.  Hatsuchika R, Miyoshi K & Okino T. Case studies on sting dermatitis by bethylid wasp, Cephalonomia gallicola (Ashmead, 1887) (Hymenoptera: Bethylidae) found in Okayama, Japan. Kawasaki Med J 1990; 16:133-140. [ Links ]

4.  Jeremías X, Escola O & Pérez De-Gregroio JJ. 2005. Scleroderma domestica Latreille 1809, (Hymenoptera, Bethylidae), un patógeno accidental no parásito para el hombre. Ses Entomol ICHN-SCL 2003; 13: 61-66. [ Links ]

5.  Lanes GO. & CO. Azevedo. Phylogeny and taxonomy of Sclerodermini (Hymenoptera, Bethylidae, Epyrinae). Ins System Evol 2008; 39: 55-86. [ Links ]

6.  Lee IY, Shin CS, Sim SPark, JW & Yong TS. Human sting of Cephalonomia gallicola (Hymenoptera: Bethylidae) in Korea Kor Jour Parsitol. 2014; 52: 681-684. [ Links ]

7.  Lembo S, Panariello L d'Errico, FP & Lembo G. Professional's papular urticaria by Scleroderma domesticum. Contact Dermat. 2008; 58:58-59. [ Links ]

8.  Mazza G, Inghilesi AF, Materassi V, Mazza U, Milanesi N & Cervo R. Infestazioni da Sclerodermus domesticus Klug, 1809 e problematiche associate (Hymenopera: Behtylidae). Onychium 2014; 10:183-188. [ Links ]

9.  Papini, RA. A case of stings in humans caused by Sclerodermus sp. in Italy. Jour Vem Anim Tox Trop Dis 2014; 20: 11. [ Links ]

10.  Pemberton C E. Irritation caused by the sting of the bethylid wasp, Holepyris hawaiiensis Ashmead. Proc Hawan Entomol Soc 1932; 8:125-126. [ Links ]

11.  Pérez-Irezábal J, Gardeazabal J. & Saloña M. Urticaria recidivante de dos años de evolutción por picadura de Scleroderma doméstica. Enf Inf Microbiol Clín. 2003; 21: 382-383. [ Links ]

12.  White, R. Key to North American genera of Anobiidae, with phylogenetic and synonymic notes. Ann Entomol Soc Am. 1971; 64: 179-191. [ Links ]

13.  14. White, R. Keys to Neotropical species of Calymmaderus Solier and species of Calytheca White, with taxonomic notes (Coleoptera: Anobiidae). Proc Entomol Soc. Washington 1982; 85:229-250. [ Links ]

1Trabajo realizado en Escuela de Biología, Universidad de Costa Rica

Conflicto de intereses: No hay conflicto de intereses. interplagas@ice.co.cr

Recibido: 04 de Marzo de 2016; Aprobado: 05 de Mayo de 2016

Creative Commons License